Cómo cuidar tus pies en verano

En verano, las condiciones a las que nuestros pies se enfrentan son bien distintas al resto del año, porque están mucho más expuestos a agresiones externas, como la humedad o el calor. Por eso, debemos tener especial cuidado y seguir unas recomendaciones básicas.

Por ejemplo, es muy importante que los pies estén siempre bien secos. Es habitual que los sequemos sin mucho ahínco y dejemos humedad entre los dedos, por ejemplo, lo que puede provocar hongos. También sería conveniente que te aplicaras crema hidratante especial para esta zona.

Por supuesto, debes llevar siempre chanclas en las piscinas para evitar contagios de algún tipo, aunque para diario, es mejor que utilices algún calzado que sujete mejor el pie, y tenga un poco de tacón o cuña para amortiguar.

Evita llevar a menudo calzado que pueda hacerte rozadura, como las sandalias de dedo, que en caso de tener que caminar mucho pueden resultarte molestas y dejarte marcas entre los dedos.

Por último, te recomendamos que lleves sandalias o zapatos abiertos, que permitan el contacto con el aire, para que no sufras un exceso de sudoración.

Foto El Imparcial

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta