Botas y botines

Hablando de complementos, os diré que las botas, sean altas de caña o bajas tipo botín, son otra de mis debilidades.

Se me hace muy difícil no acercarme a una zapatería cuando llega el otoño, en busca de lo que va a ser mi calzado por excelencia ese año. Y es curioso, porque siempre me sorprenden con algún nuevo diseño o con una nueva moda que hace que me replantee al instante lo que tengo en casa. Evidentemente no siempre podemos dar rienda suelta a nuestros caprichos, pero por mirar de momento no cobran.

Para acertar siempre vaya a donde vaya, opto por unas botas altas de tacón, con un poco de plataforma y por supuesto de piel. Da igual de qué marca sean, pero jamás me compraría unos zapatos que no fueran de calidad, porque yo no me juego la salud de mis pies. Como siempre digo, lo barato, sale caro.

Estos tipos de bota son muy útiles porque te las puedes poner absolutamente con lo que quieras, con vaqueros, faldas, vestidos, trajes, etc. Creo que todas deberíamos tener al menos un par, en mi caso tengo tres o cuatro, pero porque es el único calzado que utilizo. Con más o menos tacón, pero siempre un poco, porque las que son completamente planas no detonan la elegancia de la que hemos hablado muchas veces y que a veces la ocasión requiere.

Mi atuendo favorito para el día a día consta de unos vaqueros oscuros, jersey liso a ser posible de cuello alto combinado con un pañuelo que va a aportar colorido, una chaqueta fina y suave de modal y algodón, y por supuesto, mis botas. Cuanto más altas mejor, ya que estilizan más. Y con esto ya estoy lista para salir.

Escrito por | 3 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Botas de mujer y Botines de mujer y Zapatos de invierno | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta