Bailarinas y mocasines

Cuando buscamos la comodidad, siempre vamos a parar en nuestra elección a los zapatos planos o bajos, los cuales, siempre se encuentran en los modelos de bailarinas o mocasines. Sin embargo, este tipo de calzado no hace trabajar las pantorrillas, ni nos hace lucir nuestras piernas dando estilización a la figura… pero nosotros solo perseguimos caminar cómodamente.

Este tipo de calzado tiene sus pros y sus contras. Entre sus cosas buenas, es que las bailarinas son muy lindas  y los mocasines evitan la incomodidad de los tacones altos, dando el mismo resultado de elegancia formal, al igual que por su suela, reducen el impacto al caminar y ofrecen mucha resistencia.

Entre los aspectos contrarios, las bailarinas, resulta un calzado de niña buena. Muchas adolescentes atrevidas y rebeldes no los quieren ni ver en sus looks. Los mocasines, ya no gusta ni siguiera a esta clase de adolescentes, sino a ninguna en particular, este tipo de zapato no va acorde con la juventud.

Las bailarinas, no son un calzado que ofrece protección, no abriga del frío, pues deja el pie casi totalmente al descubierto, a la igual pasa con la planta, no ofrece protección contra el impacto debido a su superficie rugosa. Y solamente pueden usarse en lugares planos, olvídate sacarlas  fuera de la ciudad.

Los mocasines, es un estilo años 70, muy al estilo vintage, siendo exclusivos complementos para vestidos definidos, de ahí, que para las chicas jóvenes a las que les gusta presumir a la última no tienen nada que hacer con ellos.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta